Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

CORNUDO La burla o el escarnio no están sometidos a ningún juicio religioso. Yo cumplo con mi parte de votos benedictinos, por algo soy el Obispo. En mi caso non son la fe, esperanza y caridad, más o menos disfrazadas, sino la pobreza, de la que se me exime, obediencia, ultimada por un Papa afortunadamente lejano y la castidad, que se entiende relajada en noblezas varias, adhiriéndose al vulgo con todas sus exquisiteces y ninguno de sus inconvenientes. Pero la burla tiene algo elevado y mucho de sagrado, poseedora de voltear lo común dándole un sesgo extraordinario. Quién me lo diría hace un tiempo, cuando contraté al escultor de piedra, hombre reconocido en su oficio, que su obra junto con su presencia aliviaría mi tediosa rutina de Obispo en la Catedral de Florencia. Esa inmensa nave que zarpa hacia la muerte que deseo a todos cuantos la contemplen, dónde el sol es el rosetón central, las estrellas las hermosas vidrieras y los restantes claroscuros de los rincones atemorizan a los …

Entradas más recientes

La balanza de Oudewater (BRUJA)

LA PELIRROJA

HETARIA

TORZUDECES

UNA TRAMPA

LA VILLA DE LOS DOS NIÑOS

FIRME LIBERTAD

AZOTE