sábado, 8 de septiembre de 2012

SAJANDO



      Hace tiempo que vivo en pedazos. Soy un lío y un caos tremendo. Me dicen que debo dormir más (para qué si pierdo vida mientras lo hago), comer mejor (qué será eso), pensar bien (acaso se puede cambiar las sinapsis aprendidas) y olvidarme de arrojar mi vida al basurero al que soy tan aficionado.
Tengo ya una tarjeta vip, que uso con frecuencia.
Hace tiempo que no me ubico, sabes. Todo me parece irreal y estoy convencido que en realidad no estoy. Que todo es una proyección de la mente, que flota en alguna clase de líquido viscoso, adueñándose de la papilla fluida que tomaba de crío tras cruzar los dedos para que mi hermana la desdeñara, ahíta ya.
Si tuviese que explicarlo por detalles, narraría la lividez del tono de mi respiración, el retroceso de mis intestinos, el encogimiento de mi pene, el declive de mis latidos, abultamientos interiores de mis tímpanos. El mutar de olor corporal cuando algún ser ajeno me acecha, el apretar dientes y crujir tendones por alcanzar la mínima expresión de mi animalidad.
Encuentro a veces recuerdos que no valen la pena. Nunca debieran haberse anclado ahí. Que son tachaduras que, de gruesas, obligan a trabajar duro sobre ellas para alcanzar la carne viva. De ahí se extrae mucho material que estorba, pero que fue necesario en algún momento. Igual que la costra en una herida.
Soy un cirujano a tiempo completo. Pienso en la postilla, manto seco pero humedecido por hacerse notar. La recreo, la acaricio, sueño con extraerla con el máximo dolor pero sin dañar a la siguiente capa dérmica.
Siempre existe otra, y más allá, otra más. Muchas, demasiadas. He comenzado a señalarlas en un folio del mapa anatómico de mi persona. No soy gran dibujante, pero sé en qué lugar tengo las piernas, las rodillas, los tobillos. Los codos, los ojos, las orejas. Los ojos. LOS OJOS.
He elegido un cúter color rojo. Era a ti a quién gustaba ese tono apenas irisado. Ya decía tanto de tu marea interna, que tomé la decisión de rasgarlo con el negro de mis lutos personales. Con el filo he señalado las partes a cortar, bajo la postilla antigua.
Las anestesias son sustancias que adormecen, que sedan, que dan una paz ficticia. Basta envolverlas en vómitos alimenticios, transpirarlas entre semáforos heteroagresividad o alcanzar cierto nivel acumulativo y rebosante, para que la fragilidad se desnude. No usaré adormilamientos falsos. La mente recrea lo que se vacía, a saber que espantos inundará la mía si le otorgo cancha libre.
En las rodillas he encontrado mucha cantidad. Maldita religión que obliga a usarlas igual que a los pies, con la superficie presta a limarse contra el suelo. Tan gruesa que no duele, solamente alivia su carencia. Los recuerdos surgidos de aquí son feos, abusadores, sumisos y oscuros. Sobrepasan la triada oscura; cuatro jinetes con capas que solo conocen destrucción.
Podré volver a bailar. Una vez desprendida, la introduzco en una bolsa para que dé a comer a algún animal hambriento de visceralidades ajenas.
Existen varios ejemplares, crecen; se reproducen. Y no les va nada mal. Con mi bolsa llena, harán un carroñero festín.
Me rebajo los tobillos, llevaban días tan abultados que no me permitían calzarme. Lastraban el pasear bajo los árboles que he pintado en la pared más amplia del salón. Para ello, he tenido que cegar la ventana. No importa, de verdad, tenía demasiadas.
No había manera de decorarla sin gusto. Todo le quedaba bien, entre los impíos rayos de sol.
Adoro las sombras.
Los tobillos sangran poco. Curioso, porque son la parte más arraigada al suelo, la que los dioses siempre escogen con la finura semejante al tallo de una copa. Será eso, que estaban deseando ser podados. Su aspecto es desagradable. Quizás he estado demasiado tiempo usándolos sin control.
Girando en medio de las encrucijadas mientras los viajeros, cargados de maletas de arena y con las cejas pobladas, solicitaban informaciones sobre caminos que yo sabía intransitables. Intentaba acompañarles hasta que las silvas espinosas me rayaban la continuidad de la piel. Ellos continuaban mientras lamentaba no poseer unas fuertes botas de caminante. El extraño poco apropiado era yo.
Me trajo el cartero, vamos, supongo que sería él, (hombre constante de días casuales, con bolsón incierto de cuero indomable) un folleto explicativo con el estimulante título de “TRATAMIENTO DE VIDA SIN DOLOR”: una cantidad ingente de patrañas. Cumplí cada una de ellas a rajatabla. Exhaustivamente una a una con todas las anotaciones en letra pequeña. Todas son falsas. Una conclusión triste.
El dolor cuando llega, viene cargado de maletas, de vivencias, de trozos recreados y de dibujos esquizofrénicos. Se instala para largo, para no volver a mudarse. Para siempre.
Ahora camino con más lentitud, debido al prodigio del “síndrome fantasma”. Añoran sus tobilleras carnívoras.
Al final, tendré que hacerles TERAPIA.
Con la mano derecha me dispongo a seccionar el codo izquierdo. No pierdo de vista el objetivo, que es deshacerme de recuerdos para adquirir un poco de calma y menos ruido emocional. Entonces me asalta la imagen de un pelo rubio claro, durmiendo sobre los brazos flexionados, en la arena. Tenía la dueña tanto sueño, que el bocadillo de la merienda descansaba a su lado, relleno de caracolas minúsculas y trozos de roca molida. Se aposentaran en el alimento igual que los dobles empanados en los filetes de pollo. Nunca serviría ya para hincarle el diente con avidez descuidada.
El lado izquierdo del cuerpo es el sitio de los escondites eternos. Todo lo ocultable va a parar a sus recovecos. Es como el bolsillo del vagabundo o del trapichero. Si robamos en un supermercado, lo taparemos con los miembros del lado del corazón. Nadie que sea diestro piensa en guardar sisas mercantiles en la derecha, pues con ella trabajamos, iniciamos los bailes, chutamos los goles y acariciamos rostros que nos miran con más fuerza desde una pupila de lateralidad.
Es la pendiente roñosa de los besos; jamás se suceden desde allí. Incluso los pertenecientes al club hemisferoidal contrario, se inician con la torpeza de los diestros comunes.
La limpieza carnicera me alivia, por fin consigo levantar el brazo por encima de mi cabeza. Caigo en un estado de felicidad, casi euforia. En el suelo queda lo execrable: en un tamaño de puño, un amasijo de sangre con su soporte natural.
Inicio la recuperación de mi articulación derecha.
En zonas de escucha activa, la del soporte del mentón mientras fiamos al orador, ya sea desde el púlpito o en segundo primerísimo plano de café, observo que el diámetro a sajar es pequeño e insignificante. Hubiera jurado que utilizo el codo derecho para algo más que para recostarme en la superficie de la cama para leer, o por mirar a alguien del sexo contrario desde el POST-COITO tierno o la decepción discursiva.
Me sorprende la escasa consistencia del puntal, aquí mi mandíbula cuadrada sobre los nudillos que no ceso de limar contra el cemento, cuando creía que se me juzgaría en años venideros con la satisfactoria etiqueta de ser un promiscuo reincidente.
Sin considerar más, aprieto, clavo, redondeo y obtengo un codo nuevo y brillante, ensangrentado todavía. Pero libre. Ahora sí puedo solicitar la vez desde la lejanía, adquirir una carísima e inútil figura en la subasta, oficiar de guía turístico. También, sosteniendo a lo alto, luces nostálgicas en acompañamiento a alguna triste canción.
Una baraja de posibilidades.
Tal vez pueda retomar la pintura; abandonada por la euforia insoportable de alabanzas ajenas. Para eso es necesario alzar la mano hábil y trazar curvaturas firmes. Antes mi brazo no pasaba de agarrar con torpeza el pincel reglamentario; los otros, pinceles rebeldes, se remojaban y frotaban a su antojo. Tengo un lienzo pintado en blanco desde hace demasiado tiempo. Sabes: fue por tapar lo anterior.
Cuando la opción derrocada es la anarquía, hay que imponer una cal nívea dentro de la bóveda craneal. El mayor silencio y la menor estimulación.
El infierno se aviva por una causa idiopática, dicen los expertos. Y se quedan tan anchos.
No pienso en las yemas de mis dedos. Quedarían de fábula, pulidas y sensibles, prestas a sabios aprendizajes interactivos con la realidad. Pero es la ficción la que me gustaría conservar, comprendes, tu cuerpo, tus arqueos orgásmicos. También tendré que darles un recorte, me hacen mal.

Las orejas son fáciles de limpiar. Basta con hacer a la inversa el lavado manual de oídos. Introduzco un gran bostezo de eterno aburrimiento y soledad. En la cavidad agrandada sitúo los muebles de mi habitación infantil, incluida la puerta de espejo que mi padre pegara con patata cocida, por ahorrar unas pesetas. También hallo el sitio suficiente para una cometa de colores, tres helados que mancharon mi ropa y las literas donde aprendí espeleología inversa estival.
La mía era la de abajo, bien pegada al suelo en que reptaban los monstruos de mis pupilas miopes y la luz de vela del enchufe. Aunque nunca los frenó el molestarme con su imagen terrorífica el saberme tan a mano.
En la cama de arriba, vivía una bruja sobre su escoba. Ni con la luz de la mañana desaparecía. Yo, abajo. Pese a saber que la mole que me cegaba la visión del techo de la habitación, podía caer a plomo en cualquier momento, aplastándome.
HE SIDO MUY VALIENTE. Muy valiente. Nadie sabrá jamás de mi valentía.
Empujo los labios, cerrando la boca. Todo su contenido es empujado hacia los conductos auditivos, que se dilatan asombrados por darles cabida. Se rompen necesariamente los tímpanos. Otra tarea rematada con éxito.
Los ojos me imponen más. Enemistados entre sí. Su limpieza debe ser meticulosa y frágil. Realizada con etérea cuchillada. Los coloco ante el espejo de la sala. Son pequeños y redondos, de aspecto cansado. He abusado demasiado de ellos. Mil parpadeos, infinitas frotaciones. Increíbles lecturas, poco sueño, mal descanso, infinitos llorares. A la vista, jamás tuvieron su forma original. Mintieron todas las veces que miraron de frente. Rieron cada vez que lloraban ante la brisa de la ciudad. Son mentirosos y vampíricos, absorbiendo con fruición la alta densidad de lo proyectado. Mi realidad era tan intensa que espesaba el vivir, el pensar.
No quiero que haya una posibilidad de volverme atrás.
ME DAN GANAS DE CEGARME. De liberarme de la hiperrealidad que me extiende por emociones que no deseo.
Suerte tengo de hallarme ahora mismo, ante el cúter rojo, con los ojos prestos para la operación quirúrgica y el resto de un cuerpo inútil metido dentro de una bolsa. Es la única solución real a esta intervención, pues si arreglo uno de ellos, continuará ambicionado por la cuenca del otro, ya declarado eterno dominante.
Quedo mirándome en el reflejo. Soy un hombre con una cuchilla en la mano, sobre un codo sangrante, rodillas rebajadas, tobillos óseos rasurados y oídos estallados. Soy un hombre en pedazos. Dudo de ser esto que veo. Quizás debiera ser otra cosa, sin dar la oportunidad al reciclado. Lo pensaré un momento más. Se hace el silencio en mi cabeza. Si cierro los ojos puedo atraer las imágenes que la voluntad no desea. Las que el odio cubre para continuar camino.
Bueno, una persona sin recuerdos, pústula mediante, merece visiones distintas que se acumulen entre la carne roja y visceral. Partir de cero para desgarrarse en un futuro seguro.
Lo he pensado. Tú me entiendes. Con gesto amplio y largo, paralelo al lineal de las cejas, COMIENZO A CORTAR.


  
                         

6 comentarios:

Rapanuy dijo...

Hay momentos en la vida que es necesario cortar por lo sano y extirpar vínculos, arrancando de cuajo las raíces que nos atan a lugares y personas que prolongan situaciones de angustia y dolor inecesario. Hay veces en las que algunos sucumben y se extirpan a si mismos.

Estupendo relato.

Juan Escribano Valero dijo...

Hola Susi: Magnífico relato, hay veces en que uno cortaria con casi todo, pero no lo hacemos porque ese casi todo forma parte de nosotros.
Un fuerte abrazo

TITO dijo...

Desgarrador.

También brillante.

MIS FELICITACIONES.

Carlos Gamissans dijo...

Me ha gustado mucho la historia, muy bien contada. Como siempre es un placer leerte.

¡Saludos!

José María Souza Costa dijo...

Invitación

Yo soy brasileño, y tengo un blog, muy simple.
Estoy lhe invitando a visitar-me, y se posible, seguimos juntos por ellos.
Fuerza, Alegría y Amizad.
Ven para acá.

http://www.josemariacosta.com

Anónimo dijo...

Very good article! We will be linking to this great article on our website.
Keep up the good writing.
My page : Free Eyeglasses