martes, 11 de agosto de 2009

Lisuras de Babel.


Fue en la última hora de la madrugada, postrimería que despertó plena de incertidumbres. Clara no había llegado: su lado de la cama aparecía impoluta, virtuosa, extrañamente ordenada, lisuras patentes de nórdico edredón. Incómodo, me apoyé sobre un codo para alcanzar a distinguir los pequeños neones digitales que me señalaban para reclamar atención al movimiento. Lo ejecuté en un giro de encamado, piernas de pijama por delante hasta posar los pies descalzos en el suelo. Percibí la frialdad de la baldosa que ascendió hasta mi corazón. Vale, ella no estaba, había pasado la noche fuera, sin excusa, sin razonamiento, sin previo aviso, ni tardía llamada. Era la constatación de un hecho, ya no le importaba que supiese que tenía otra persona, que en aquél momento, y ya desde tiempo éramos tres. En la mesa, en el corazón, en la cama, en dos sumando uno más.

Una camiseta y un vaquero tras la ducha. Paso de afeitarme, no estoy de humor y acabaría electrocutándome bajo el chorro de agua del lavabo. Hay pensamientos obnubilados que ganan en veracidad y menguan de su absurda existencia.

Me olvidé, si ello es posible y no una jugarreta del inconsciente, avisar a un escolta, mucho más a un amigo. Cada uno de ellos tenía sus ventajas y sus inconvenientes. El escolta, rotatorio por orden de la Agencia de Seguridad, cumpliría perfectamente con su cometido, atisbando cualquier sonido o persona que se acercase a mí, formando una barrera revulsiva con sus ojos entrecerrados, con sus brazos tallados a golpe de gimnasio; no tomaría nada junto a mí, nadie estaría más lejos.

Un amigo sería una buena compañía, escucharía el silencio con el que yo sorbería un café, preparado para ese duelo del que no deseo hablar. Pero no vigilaría mis espaldas, ni sus ojos alejarían las amenazas a las que estaba sometido desde hacía algunas semanas. Mejor, no iba a darles el gusto de verme avergonzado o temeroso; que vengan a por mí si quieren… así quizás ella lloraría, me valoraría, me besaría y me diría arrepentida que jamás pensó en dejarme hecho trizas en una cama con un sector de impecable estiramiento textil. Mis neuronas quedarán allí, suavizadas con el hielo de la ausencia.
Ni amigos ni corsarios matones.

Deseaba estar solo con mis pensamientos de sangrante carboncillo.

Bebí un sorbo de agua y decidí salir a buscar un café incluso debajo de las aceras. Una dosis adecuada de cafeína y un periódico mejorarían mi humor antes de pasar por la oficina. Total, por allí todo estaba controlado. Tenía gente competente, dejando un margen para la desconfianza prudente y necesaria.

Agarré las llaves con fuerza, decidiendo no llevar el móvil, no estaba para nadie y menos para ella. Que se preocupase por lo menos al llegar y ver nuestra cama vacía, y casi me arrepiento de mi no lucidez y haberla revuelto con saña, dándole formas de abismos construidos de la pasión salvaje, para darle que pensar.
Me visioné por un instante, creando recovecos por los puños en medio del lío de sábanas, almohadas y edredones, como quién esculpe en la arena castillos o figuras húmedas.
Soy dramático. Soy absurdo.

Afuera, el día comenzaba a hilvanarse, para alcanzar en el futuro mediodía franca y sólida costura. Bajé los escalones con paso firme pero pesado, dejándome arrastrar con indolencia de adolescente llegado a la rebeldía.
Mis pensamientos me acompañaban como un aura, envolviéndome en oscuras espectactivas.


Entonces fue cuando divisé la furgoneta y mi sentido viajó lejos en el tiempo, al Pleistoceno de mi vida…


Era la sexta época del período terciario de mi adolescencia. Cuando todo estaba por construir, incluso la Torre de Babel, puesto que en mi casa, el conflicto generacional no había comenzado. Ya poseía un grosor de bloque de granito.





Tampoco mis alarmas se encendieron. Asocié recuerdos de libertad y de guitarras, de cantos con alma de ligoteos, de modulaciones con alguna clase prohibida de cigarro, preso el humo en el fondo del pecho. Era la fumata que nos abroncaba la voz para crear los susurros necesarios para preparar cacerías… Carreteras interminables que hacían de los caminos raíles prometedores, con inefables llegadas venturosas e irreflexivas. Inconsciencias destiladas en alambiques en el fondo de carnes prietas y cabellos fuertemente brotados de un sustrato soñador y lleno de infinidad de suspiros entremezclados con risas abiertas, frescas, recién paridas, con sonidos nuevos, distintos.
Eramos de otra especie, de otra raza, conocíamos amores que jamás antes sucedieran, que nadie sintiera con anterioridad. Mariposas y disparates a partes iguales. Huíamos de crecer, arrastrando las maldiciones de mi padre, que encima de un altar patriarcal y obsoleto, luchaba por abrirse paso, blandiendo su filosofía de vida en una mano y la palmeta en la otra. Quisiera rebanarme la tapa de los sesos para embutir cordura, letra a letra, golpe a golpe entre mis circunloquios cerebrales, sin duda, afirmaba él ante quién le quisiera escuchar, lisos como la madera pulida.

Durante mucho tiempo, fui el hijo que prometía ser pródigo y se quedó en prodigio en otros festines. Tenía mi grupo propio, en el que destacaba entre acordes de guitarra, hogueras playeras y besos románticos a las chicas rosas y virilidad patente de la que hacía gala, disfrazada de timidez con labio mordido, a las de colores más vivos.

La diferencia entre una noche y otra noche, eran las partes altas del fémur.


Ahora, una cucaracha se pasea por delante de mis pies descalzos.
Proviene de una grieta y a ella volverá tras inspeccionarme. La veo, pero no la percibo. Adormezco entre cálidos aromas.
Mis sentidos, apelmazados en ellos mismos, forman una madeja enmarañada perdiendo su finalidad. Estoy ausente.

Ella sigue exhibiendo su andar de negrura coraza, acortando distancias.


56 comentarios:

Sofía dijo...

tus textos son muy creíbles :D

anna dijo...

Me encanta tu forma de escribir, me engancha, me gusta volver a leerme el escrito una y otra vez. Me sucede en la mayoria de tus entradas.

Te has planteado escribir algo mas en serio ??

Un beso grande.

Carla dijo...

Excelente. Este relato me impacto, la furia, ese momento en que toma las llaves y describis muy bien eso que pasa en un segundo pero que en nuestros pensamientos son miles...
Y los recuerdos una y optra vez los recuerdos, que nos dejan en stop.
Me encanto!

josealfonsomartínez dijo...

¿En qué quedará todo esto...?
¿A qué idioma se traducirá el tiempo pasado y qué será de la cucaracha?
Un beso en la espera.

Meiguiña dijo...

Ayer llegue a tu papelera poco después que de publicaras "Lisuras de Babel" lo leí dos veces y me fui sin dejarte nada. Lo siento, realmente te leia pero no me enteraba de nada, mi mente esta demasiado embotada. Hoy he regresado y lo he leido por tercera vez y me quedo con estas frases pero aplicadas a mi,cambiando el ella por él: "...quizás ella lloraría, me valoraría, me besaría y me diría arrepentida que jamás pensó en dejarme hecho trizas en una cama con un sector de impecable estiramiento textil. Mis neuronas quedarán allí, suavizadas con el hielo de la ausencia."

Eres una gran escritora, tienes magia, no la pierdas o nosotros tambien la perderemos.

Mil biquiños meigos

merce dijo...

Esa mezcla de soledad, desesperación, melancolía, con un poso tan intenso, que araña por dentro, al mismo tiempo que
atrapa de forma inevitable...

Susi, Un abrazo grande.

Marisa dijo...

Cuantas vueltas pueden dar
los pensamientos en momentos
de frustración.
Muy logrado lo de la cucaracha
acercándose a él.

Tu manera de expresar, siempre genial.

Un fuerte abrazo.

Joel dijo...

Preciosos matices!jeje
Que el secuestro decaiga de nuestras vidas.bss

Sive

Tereza dijo...

Me encanto! Creo que ha sido mi favorito. Tanta pasión... no se algo tiene que me encantó.

Besos

Fernando dijo...

Me ha sorprendido tu relato. Tengo que leerlo más veces. Tontamente me he quedado con la imagen de la cucaracha y no puedo dejar de pensar en ella. Me parece que no tengo remedio. Un beso.

€_r_i_K dijo...

Muy bueno, me ha gustado,
reflejos de lo que se quiere llegar, a lo que se llega...

Abrazos....

Lasosita dijo...

Sofía,

Se trata de eso, que pueda ser creíble.

Besos, Ilusión!




Anna,

Estoy muy orgullosa de que vuelvas a leerme varias veces. Para lo demás... tendría que plantearme la forma de hacerlo posible.

Gracias por el pensamiento, de veras!

Buen viaje por estas tierras!

Lasosita dijo...

Carla,

Sí... los recuerdos; pensar en mil cosas en un pequeño gesto cotidiano, cuando nuestro cerebro se revoluciona emocionalmente y el exterior no se corresponde con nuestro interior.

Besos, guapa!



JoséAlfonsoMartínez,


Dicen que las cucarachas sobrevivirán a cualquier desastre... miedo me dan!
Quizás la adopte...

Un abrazo grande!!

Lasosita dijo...

Meiguiña,

A veces es complicado leer otros blogs, ocupan muchísimo tiempo. Gracias por la insistencia, amiga!

Bicos enfeitizados para tí!


Merce,


La poetisa que llevas dentro y en la superficie, trasluce hasta tus comentarios.

Me encanta encontrarte!

Lasosita dijo...

Marisa,


Otro abrazo para tí, querida amiga, que me das tantísimos ánimos y palabras!



Joel, Sive,

Aunque me acuses entre bromas de mi "neura" por matizar, sé que te divierte jugar conmigo a los sinónimos " matizados".

Si agachas la mejilla, no tendré que ponerme de puntillas para darte un beso!

Lasosita dijo...

Tereza,

Pues me alegro muchísimo, de haber dado con el misterioso " algo "!!

Un saludo satisfecho!




Fernando,

Ay, que éxito ha tenido mi cucaracha!

Besos!

Lasosita dijo...

€rik,

Gracias y un abrazo de vuelta!

Agua dijo...

Que relato tan impactante, en el que se mezcla la vida de una persona en un instante... realmente genial! besos!
PD. Lo continuaras? me encantaria saber mas...

fonsilleda dijo...

Sus recuerdos le sirven para evadirse de una realidad que realmente le duele, para encontrarse con un dolor distinto, lejano y que quizá ha marcado toda su vida.
Con el contrapunto de un padre en un mundo que cambiaba ¿o quizá se iniciaba?.
¡Bien!.
Bicos.

Sir Bran dijo...

Rocambolesca historia, entre la dificultad de escribirla te sientes como pez en el agua, y yo la he leído tres veces seguidas.
Se te ve relajada al generar esta historia, menajándo todos los ingredientes, las sensaciones y los personajes, en género distinto a la autora, y... tan perfectamente.
Tengo que confesarte que apenas he echado de menos al secuestrado.
Leerte me sienta bien porque me catapulta a la historia sin dejar márgenes para seguir en la realidad.
Perfecta siempre.
Mejor a cada entrada.
Un besiño.

Marcos Alonso dijo...

Cuando entre esta mañana en mi blog, mis ojos aún legañosos encontaron a una extraña. Alegres y agradecidos casi gritaban: ¡Por fin ya no estamos solos!. Sin pensarlo me tiré a tu papelera para encontrate entre textos deliciosos con olor a poesía, sabores agridulces, de suaves formas y contundentes texturas entre sentimientos amargos y encontrados. Mmmm... que bien huele.

Gracias, un abrazo.

Lasosita dijo...

Agua,

Lo continuaré? La verdad es que llevo cuatro ( creo ) entradas martirizando a este pobre hombre.

Ya veremos, pero te tomo en cuenta.

Besos y un abrazo!




Fonsilleda,

Lo has expresado como yo he querido hacerlo!
Gracias por hacerlo!


Abrazos cercanos!

Lasosita dijo...

Sir Bran,

Amigo, unas palabras que me conmueven, porque sé que las piensas de veras.

Tú, perfecto en tus letras!

Abrazote!



Marcos alonso,

Gracias por apartar esas legañas
para encontrarme!

Saludos y bienvenido.

Anónimo dijo...

Que buen texto.Pasate por mi blog de poemas:
http://poemarioh.blogspot.com/
Saludos
Franco

cuentapasos dijo...

Me sorprendes en cada lectura, viva por siempre tu arte!!.
Es renovador e inspirador gracias
Saludos

Elen dijo...

Hace días que se que está este texto, pero, como sabes, me gusta buscar el momento propio para leerte con toda la calma que te mereces.
El vació y la frustración que transmite esta entrada es aplastante.
He reconocido la sensación se sentirse acompañado por esos pensamientos oscuros que nos acompañan, sin remedio, a donde quiera que vayamos, y nos impiden ver la vida más que a través de un velo oscuro que todo lo difumina y lo convierte en feo.
Me hago de Sir (porque explica muy bien algo que siempre siento cuando te leo) "Leerte me sienta bien porque me catapulta a la historia sin dejar márgenes para seguir en la realidad"
Un besote muy grande Susi.

Lasosita dijo...

Franco,

He pasado por tu poemario, dejando un comentario. Gracias por darte a conocer.

Saludos!




Cuentapasos,

Qué amable eres y cuánto me gusta encontrarte por aquí.

Abrazo!

Lasosita dijo...

Elen,

Esos pensamientos que velan en oscuridad, incluso lo más luminoso, son los que debemos disipar, al igual que las dudas que nos impiden el movimiento.


Un gran abrazo!!

Encontrarte, me sienta bien!!

jordim dijo...

largo (eres de los mios :) pero intenso y bien redactado, sigue en ello..

jordim dijo...

alégrome de haber vuelto por aquí,

saludos.

Lasosita dijo...

jordim,

Doblemente alegre;
por que me consideres de los tuyos
y por que has vuelto.

Saludos con buenas musas!

TORO SALVAJE dijo...

Jo.
Esa cucaracha fue la guinda.
Tremendo.

Besos.

Alatriste dijo...

Dios mío, eres tan genial. Ya se me agotan los adjetivos. Me quedo enganchando una y otra vez, prendido de tu talento. Espero que no me sueltes nunca. Los recuerdos siempre vuelven a nuestra mente, ¿verdad? Un beso enorme, amiga y espero que vaya todo bien al otro lado. Ya estoy de vuelta en todos los sentidos y una cosita, mi historia no es autobiográfica, aunque lo parezca. Cuídate.

Lasosita dijo...

Toro Salvaje,

Espero que no te gusten las guindas!
;)
Encantada de saludarte!!



Alatriste,

Lo mío tampoco es autobiográfico,
;)

He cuidado tu desván mientras no estabas!!

Saludos y un abrazo!

Emilio dijo...

Buen texto, bien descrito y con un buen desarrollo para terminar con un final excelente, muy literario todo el texto.

Saludos.

Suspiros de España dijo...

Que bien escribes, es impresionante¡

Albino dijo...

Esta es la síntesis de una larga novela. No la desaproveches. La historia tiene un perfecto tronco central y solamente tienes que recrearla un poco. Ponte ante el ordenador y escríblela completa.
Valdrá la pena
Cariños

Alatriste dijo...

Feliz fin de semana, guapa. Me tienes enganchado y volví por si tenías novedades. Je, je, je. Oye, podríamos escribir algún día una historia a medias, ¿te apuntas? Uno la empieza y otro la termina. En fin, sin compromiso ninguno. Je, je, je. Un besazo y cuídate.

Silencios dijo...

Impresionante cada vez que vengo a leerte descubro algo más sobre los escritos.

Mis felicitaciones
Besos princesa

Domingo dijo...

En la identificación está la clave del éxito. De ahí que a todos nos gusten tus textos. Sentimos que, de algún modo, hablan de nosotros, porque al fin y al cabo las historias de amor y desamor son eternas, pero no así sus protagonistas y sus rostros, que varían. Y es que lo universal llevado a lo particular es algo muy nuestro. No lo podemos evitar.

Lasosita dijo...

Emilio,

Me alegro que te haya gustado mi entrada. Saludos agradecidos.




Suspiros de España,

Bienvenida por estos lares,
siéntete cómoda para volver.
He pasado por tu blog y me ha llamado mucho la atención.

Volveré.



Alatriste,


siempre agradable tus visitas, e incluso tus proposiciones! ;)

Besotes!



Silencios,

Nada como recibir de vuelta a gente tan fantástica como tú.

Saludos!

Lasosita dijo...

Domingo,

Con aires de mar, supongo!

Es cierto, todos nos sentimos identificados con sensaciones o vivencias, que, aunque no iguales ni parecidas, reactivan en nosotros recuerdos pasados o percibidos.

Saludos y feliz vuelta!

Lasosita dijo...

Albino,

Me he dado cuenta de que me salté tu comentario, por lo que te pido disculpas, querido amigo.

Lo que me dices me da muchísimo que pensar, y no sabes como te lo agradezco.

No podría seguir escribiendo si no me animase el encontrar comentarios como los que estoy recibiendo.


Besiños, muchos!!
Y gracias, por supuesto!!

Angus dijo...

Buenísimo.

salvadorpliego dijo...

Logras crear muy buenas imágenes con tus letras. La lectura es de muy buena calidad. Te felicito.

Alatriste dijo...

Echo de menos mi dosis de buena literatura. Te echo de menos a ti. Por cierto, no me dijiste si aceptas la proposición. Je, je, je. Un beso fuerte y disfruta del cercano fin de semana. Hasta pronto.

Jorge Ángel Aussel dijo...

Por ahí alguién te preguntó si no has planeado escribir algo más en serio... Yo creo que tus escritos son en serio por más que estén publicados en un blog.

Gracias por tus escritos. Te envio mis saludos.

Ángel Poético

Lasosita dijo...

Angus,

Muchas gracias y disculpa por la tardanza. Este mes, que es lioso y revuelto, a pesar del clima!

Un saludo!



Salvadorpliego,

Siempre es valiosa la opinión de quién te lee por vez primera.
Ya he pasado por tu espacio.

Recibe un saludo!

Lasosita dijo...

Alatriste,

Esta temporada me la he concedido para tomar decisiones, espero que buenas, y firmes.
Tu proposición es muy tentadora
;)
habías pensado en el tema?...

Besiños...muchos, y buen finde!!



Angel Poético,

Gracias por dejar constancia de tu paso, además de forma tan bonita y exacta!
Cierto que es muy en serio!

Estaré por tus letras...
Hasta luego!

LOBITO dijo...

Muy bueno, como todos tus textos... bien ensamblado hilo tras hilo... como siempre un placer leerte.


Besos muñeca.

Jorge Ángel Aussel dijo...

Como sabrás ya he respondido a tu mensaje en mi blog, pero quería pasar especialmente para agradecerte tu visita y/o comentario. Te envío mis saludos.

Ángel Poético

Mercedes dijo...

Un placer volver a leerte tras las vacaciones!!

Un saludo, y hasta muy pronto!!!

Daniel Os dijo...

La casualidad me arrastró hasta estas orillas para descubrir un gran relato y conocer un gran escritor.
Felicitaciones por el blog, más aún por el talento narrativo.
D.

Lasosita dijo...

Lobito,
entre hilados, se nos ha marchado el verano.
Esperemos seguir bordando
en otoño, más cercano.

Abrazosssssss!



Mercedes,

Espero que tus vacaciones hayan sido productivas en buenos momentos!
( se te ve bien...)
:)

Saludos de buenavuelta!

Lasosita dijo...

Daniel Os,

Han sido geniales tu frases.

Saludos agradecidos!

Alatriste dijo...

¿Y tú cuándo vuelves, escritora? Se te echa de menos. Espero que esas decisiones te lleven al éxito en cualquier frente. Mucho ánimo y mucha suerte. Besos y el tema lo puedes elegir tú. Es que escribir algo junto a alguien con tanto talento, sería un sueño para mí. Cuídate mucho y bueno, sin compromiso ninguno. Hasta pronto, guapa.