martes, 30 de diciembre de 2014

¡NO HUYAS!


¡NO HUYAS!

¡Por qué duermes! Acaso crees que el sueño es un refugio adecuado. Te confirmo que no es así. La realidad permite la quietud, la rapidez, el grito, mutismo o sorpresa. Ensalza el humedecer la defensa, con aliados, estrategias, venenos, conjuras y mentiras. Un plantel de opciones que el sueño, convertido ya en pesadilla, sólo avanza en una posible dirección: hacia el despertar.

Dónde... ¡No escaparás!

No hay comentarios: