sábado, 30 de octubre de 2010

Palabra Padre.



Allá, encogiéndose de hombros, alguien secuestra la palabra “padre” en el mismo instante en que una anciana hunde una rabia antigua en su pecho y mi mujer se deja besar por otro hombre. No soy creyente en casualidades, no me extenderé en filosofías, que al fin, son disertaciones inútiles para llevar bajo el brazo en días de lluvia, con el objetivo noble de guarecerte de la furia de las nubes, ni para conseguir dinero, ni para saciar un hambre que provoque nerviosismos en un alma, en otras ocasiones, sosegada y tranquila.

Cada persona tiene unas raíces, o desea tenerlas, para ello, las fomenta y repara cuando están enfermas, las busca incansable para encontrar aquellos rostros, gestos, modismos, en los que reconocerse. Buscan una reafirmación del ser, incluso el contrario al que encuentran; benditos ellos, tienen esa característica que les permite elegir el parecerse o repudiarse. Lo peor es marchar hacia esa empresa a ciegas, tanteando en el vacío, cuando ya aprendieras a caminar. Pero mi caso es así, he tenido que recorrer el camino inverso. A contra corriente, mi ser ha luchado contra las fuerzas que se empeñaron en ahogar mi voluntad. Tristemente, lo consiguieron.

Todo el mundo comenzó a gritar de repente bajo mi piel, ahogando con sus voces la mía, tímida al principio, pugnando razonar y expresar una voluntad, una libertad, una decisión. Pero las voces son eso, sonidos producidos por gargantas, ecos que repiten lo que gritan otras que lo hicieron mejor, antes o más alto. El griterío de los otros, esos que habitan otras pieles que tú no conocerías aunque las tocases, amaras, nacieran de ti o contigo, son sordas excepto para sí mismas. Pisotearon en ahogos la mía, que se convirtió en quejido arrojadizo, dispuesto a luchar, a reivindicar sus razones.

Luchar es siempre intentar doblegar al otro, sumirlo en un nivel de no poder, del que te apoderas con triunfo. Por eso lo haces; por eso lo hicieron. Fue encarnizada batalla, hincando uñas y dientes en ideas bandera, donde colgar cada futuro de tu vida, despreciando incluso la muerte en aras de una pancarta incrustada en algún circunloquio cerebral. Todo desaparece. Nada más existe desde ese momento. Yo miraba sus rostros, miles de bocas abiertas, rugiendo su verdad, tan opuesta a la mía. Querían el poder de tener la razón, aún a costa de matar mi pasado, mis recuerdos, de sacrificar mi yo para convertirme en un icono de supuesta justicia.

Ojalá jamás se fijaran en mí. Quisiera que todo fuese como antes de que mi nombre apareciera en los noticieros, o el nombre de padre; nuestra foto fue girando a través de los medios de comunicación con titulares llamados al impacto visual y a rescatar la historia torcida del que yo saliera, también, descuadrado. No hay una pieza mecánica encajable que se parezca a mí.

Padre, así le llamaré siempre, porque lo fue, escapó lleno de miedo, sin lágrimas, dándome un apretón de manos como despedida. Sus ojos me agradecieron el tiempo compartido, la oportunidad de ser mi padre, los míos respondieron de igual forma. Fue un placer ser hijo suyo. Imposible parecerse más, dos personas, que en aquél gesto. Era el adiós definitivo; una muerte dolorosa. Un padre pierde a un hijo, un hijo pierde a un padre: nadie pensó en la tragedia que arañó nuestro corazón. A pesar de todo, de pecados, de errores, de engaños. Si yo le había perdonado, porqué no los demás, me preguntaba mientras cumplía veinte, cien, mil años de añorar a aquél hombre que me arropaba cada noche y me ayudaba a comprender los entresijos de cada día.

No, dije a las voces, no, no, nadie tiene derecho a marcar a alguien por un error, por un punto oscuro, por motivaciones que tal vez las circunstancias habían construido férreas, sin posibilidad de sortearse. La vida es una carretera continuamente accidentada, ojalá fuera un saludable camino llano. Es el corazón el que ve la diferencia. En mi sufrimiento, estoy solo.

Las voces eran sordas. Pero chillaban para que las escuchasen los demás, con la añadida complacencia de oírse a sí mismas. Sus gritos querían ser reconocidos como grandes héroes. Todo esto abrió las puertas y las ventanas de mi casa hacia un mundo que entró, violentando mi pecho, hiriendo el de mi mujer, que no supo, pudo, quiso, resistir a mi lado. La extrañeza de mi negativa a renegar de quién me acunara tantas veces, dándome cada cumpleaños un año más de cariño y de compañía, fue una ofensa para ella, al igual que para los demás.

Se dejó besar por otro. Me abandonó ciega y muda. Sorda que los demás. Nunca supo quererme, igual que dicen hizo él. Aunque yo sepa que es mentira. A ella sí que la comparo con un monstruo y no al que me secuestrara en los tiempos políticos del antiguo régimen, dejando agonizar a mi madre por sus ideas. Desconozco si pasaba por allí, si me recogió de algún camastro lleno de sangre; si se lo pidió mi madre con susurros al ver algo de bondad en su mirada de ser humano. Quizás deseó ver mis ojos en los de aquel uniforme que la contemplaba morir.

Sea como sea, estoy aquí, desde la sentencia del juez, que me obliga a pasar las pruebas genéticas que me despojarán de mi infancia, perdiendo cada día algún bello recuerdo, siendo sustituido por unos postizos, de una familia que se empeña en inocularme a la fuerza cariño hacia ellos, tan sólo por constar en un papel, que les pertenezco desde la justicia y la sangre.

Aunque la anciana, madre de mi madre, piensa que ha recuperado a su nieto, gracias a la justicia al fin de su vida, lo que le ayuda y conforta antes de irse al más allá, junto a la hija que le arrebataron; sé que ante la situación de poder salvar de un pelotón de fusilamiento a mi verdadero padre y a ése desconocido auténtico, yo salvaría a quién adecuaba su paso al mío, para que no me fatigase al volver cada tarde a nuestra casa.

Tal vez, no tengo alma, ni justicia, ni valores. No lo sé. No me importa.

Ahora continúan las voces gritando por otras justicias. Nunca cesan.

Yo me silencio.




























45 comentarios:

Gallego Rey dijo...

Me ha impactado.

El Drac dijo...

Creo que aquí hay una trama muy rica en personajes y suficiente para hacer una novela y lo mejor, con un sentido crítico de la vida y una moral bien definida. Un abrazo

Susi DelaTorre dijo...

Un saludo!

Me alegro que me hayas leído, comentado y por supuesto que te hayas sentido impactado,
GALLEGO REY

Gracias por venir.


DRAC,

Muchísimas gracias por tu comentario y amabilidad.

Abrazos.

merce dijo...

Este laberinto de sensaciones, emociones, denso, minucioso y directo.
Para seguir contando más y convertirlo en una gran novela.

Un abrazo Lasosita

Gallego Rey dijo...

Gracias a tí por tu comentario en mi blog "en reposo", sobre todo que te guste mi decisión de dejar por un tiempo de ofrecer mi trabajo gratis, sobre todo porque la gente cuando tiene las cosas gratis no las valora.

Susi DelaTorre dijo...

Amiga MERCE,
siempre tan generosa en tus apreciaciones... ¡¡recibe todo mi aprecio y dos grandes abrazos!!


GALLEGO REY, no hay de qué. Ha sido un placer bonito conocer tu espacio y tus letras.

noah dijo...

He llegado a tu blog, desde otros blogs que visito.

Solo quería felicitarte, pero muy sinceramente.

Noah

http://tutudetul.crearblog.com/

RECOMENZAR dijo...

me gusta tu blog y me gusta tu apellido ya que es igual al mio

Susi DelaTorre dijo...

Bienvenida, NOAH!

Tienes una maravillosa y tierna forma de escribir. Encantada de conocerte.

Un saludiño.


RECOMENZAR,

Cierto, compartimos sin duda, amor por las letras, además de apellido.

Feliz fin de semana!

RECOMENZAR dijo...

¿somos parientes? contame de vos

Ricardo Miñana dijo...

Conduces tu relato por el anden de las inquietudes, lleno de emocioones, te animo a profundizar en el mismo es un buen tema.
un placer pasar a leerte.
que tengas un feliz fin de semana.
un abrazo.

lemaki dijo...

Realmente es un gran trauma, cómo le haces ver a una persona que ha sido cuidada y arropada por unos padres que esos no son sus verdaderos progenitores, que su padre murió fusilado y su madre estuvo encarcelada y que decidió dar a su hijo en adopción. Que solo por unos ideales políticos murieron en España miles y miles de personas. Resulta tan increible y doloroso que si fuera ese hombre, abandonado por su mujer sería muy comprensible que se sintiera completamente confuso y turbado por unas circunstancias muy especiales y dolorosas, además de complicadas.


Me ha gustado mucho tu historia. Eres estupenda y magnífica escribiendo relatos, sobre todo, con muchos y diferentes temas o ideas.

saludos.

VICENTE dijo...

Como siempre, Fantástica.
Das siempre lo mejor de ti.
Nuncas dejas de sorprener.

Como siempre ;

FELICIDADES

Marisa dijo...

Siento que es muy doloroso que
le pidan a uno que reniegue
de su padre, un hijo sabe perdonar, los demás no lo hacen,son jueces de las ideas.

Un gran relato que llega
con fuerza al lector cargado
de verdad y sentimientos.

Un abrazo de los nuestros
y hasta siempre.

40añera dijo...

Me ha gustado mucho la perspectiva que das al relato uera de lo políticamente correcto, abandonando las sendas marcadas por una sociedad revanchista sin capacidad de análisis sel sentimiento personalizado.
Es un tema muy peliagudo y con muchos matices no tan claros como parecen a simple vista
Un beso

fonsilleda dijo...

Cada vez que te leo después de haber leído al llegar, el nombre de tu blog, no deja de asombrarme la humildad de su elección. ¿O no es tal, si te refieres a todas las historias que de ahí extraes?
Tus impactantes cuentos, dejan siempre huella y hoy deja dos o tres historias dentro de las enmarañadas palabras y sentimientos.
No he podido dejar de pensar en Munch y en "su grito", aplicado a tu protagonista silencioso.
Bicos.

Albino dijo...

Tiernes un sentido impresionante para describir, con palabras exactas, las tramas más dificules.
Esa situación que muestras la he conocido muy de cerca, sobre todo en Argentina. Todavia hoy las madres de la plaza de Mayo buscan a esos hijos que les fueron arrbatados para situarlos en casas de poderosos que no podían tenerlos, especialmente militares.
Pero yo creo que algun día encontraran a sus padres...aunque en la mayor parte de los casos, llegarán tarde.
Cariños

Sir Bran dijo...

La adopción... esa faceta tan útil para muchos niños siempre trae consecuencias.
Es una historia muy bien relatada, con esas sensaciones respecto a sus verdaderos progenitores... y otras muchas contra una familia que le ha criado... que termina siendo su única familia posible.
Es preciosa la labor que realizas, abriendo brechas con crudos y verdaderos relatos.
Apoyo lo de que daría una excelente novela.
Besiños Susi...
Y sinceras felicidades.
Por el relato y por la temática.

MariluzGH dijo...

Impactante... me has dejado ko.
La historia tejida magistralmente hasta el desenlace inesperado. La voz del "identificado" está creada tan real que se hace comprensible... pero no cambia mi forma de pensar: los niños robados deben saber la verdad de sus orígenes.

Te felicito por tu sensibilidad y maestría

abrazo

TORO SALVAJE dijo...

Y de un plumazo toda su infancia resulta una farsa.
Y hay que volver a empezar de cero.
A veces la verdad es demasiado cara.

Besos.

Mario dijo...

Palabra de amigo... tus textos tienen todo lo necesario como para que te quedes enganchado al teclado, o a la pantalla, o a donde sea queriendo emular, queriendo saber cómo hacer, cómo llega y cómo conseguir.

Es cierto, el texto impacta. Es cierto, sumo y sigo, como siempre, que tus textos impactan. Tu forma de escribir es una forma de vida, escrita. Tu modus operandi, hace que los que te leemos, nos hagamos preguntas sobre lo que has derramado en tu lienzo, en tu noche, en tu tarde en tu día.

Los que estamos aquí, creo, no respondemos a un patrón, a esa conducta que dicta que tenemos que comentar. No, contigo no funcionan así las cosas.
Los que entramos y transitamos tu selva de emociones, sabemos que las lianas sólo nos sirven para sobrevolar y no para sobrevalorar. Eres lo que eres, y tus letras son perfectos espejos... Y queremos seguir mirándonos en ti.

Felicidades, Susi.

Un abrazo, encogido, y no de hombros, precisamente.

Mario

Susi DelaTorre dijo...

¡Gracias desde mi papelera por tus ánimos, RICARDO MIÑANA!
Nunca son suficientes.
Un abrazo.



LEMAKI, qué agradables tus palabras!
Intento que cada relato sea diferente al anterior, por eso son distanciados en el tiempo, procurando que la temática tenga pocos tintes comunes.
( A veces no lo consigo)

Un gran y cordial saludo.

Susi DelaTorre dijo...

Es una sorpresa agradable encontrar tu comentario. Tu eres también siempre bienvenido, VICENTE.



Sin duda, debe ser muy doloroso, MARISA. Otro abrazo de ésos...!!


40AÑERA,
justamente es como tú lo dices.
La libertad individual y su lucha.
Gracias por la atención prestada al leerme.

Un abrazo!

Susi DelaTorre dijo...

Hola, FONSILLEDA.

Sí, la razón del nombre de este blog es aludiendo a la acumulación de papeles, a veces provechosos. Todos hemos tenido la experiencia, en todos los niveles de "papelera" de volver a ella para retomar, encontrar o "archivar" algún papel tintado.

Te envío un abrazo muy cordial.

Susi DelaTorre dijo...

Querido ALBINO, precisamente era ése el tema que quise reflejar.

¡Gracias por estar aquí!



Poeta SIR BRAN, siempre tus comentarios son generosos con esta pequeña autora.

Desde el mismo círculo literario, un abrazo.

Susi DelaTorre dijo...

MARILUZGH,
ya de por sí, la temática de los "niños robados" es un drama.
Solamente quise dar una visión de ese mismo drama, desde un punto de vista distinto.

Me alegro que te gustara leerlo.


Saludiños... muchos!





Un comenzar de nuevo.
¡Lo que cuesta eso!

Abrazos, TORO SALVAJE!

Susi DelaTorre dijo...

Y qué decirte... MARIO,
¡tus frases son tan halagadoras
que me han encogido!

Un gran abrazo.

Robërtier dijo...

Para leerte, debo cerrar las ventanas y encender la luz...
Me encanta como abres la alfombra y nos haces caminar en ella.

Un beso,

Susi DelaTorre dijo...

Qué bonito lo has comentado!

Un saludo y buen día, ROBËRTIER!

Rapanuy dijo...

De pequeño solía soñar con un mundo de justicias utópicas y verdades transcendentales, he imaginaba mundos fantásticos de realidades insuperables y bondades inagotables, repletos de seres en un estado perpetuo de felicidad y alegría, y cuando me despertaba y se lo contaba a mi padre, éste me respondía “vuelve a dormirte hijo mío, y sigue soñando que para pesadillas ya tenemos la realidad de este mundo”, y a continuación me besaba, me arropaba, y me dejaba sumergirme de nuevo en mis sueños. Cuanta razón tenía mi padre, ahora me doy cuenta. Este y otros episodios marcaron a fuego en mi subconsciente un estereotipo paterno que no hay traición, desgracia o juicio divino que lo altere, modifique o erosione. Por eso me solidarizo con la palabra PADRE.

Vaya rollo que te he largado, sólo para decirte que me gustó (que lo sepas).

Un abrazo.

Juan Escribano Valero dijo...

Hola Susi: Tengo una duda, ¿el relato de hoy es el inico de una novela? Tiene argumento lleno de emociones, e inquietudes.
Un abrazo

Susi DelaTorre dijo...

Un comentario ( nada "rollo")
que dice mucho de lo que la palabra inspira, o debiera inspirar.
RAPANUY, que sepas ( también) que me ha gustado mucho!

Susi DelaTorre dijo...

Hola JUAN ESCRIBANO VALERO!
Apreciado amigo, en principio es un relato corto; eso sí, susceptible de crecer...
Prometo que lo pensaré.

Un abrazo grande para tí y los tuyos!

Sue dijo...

Un relato muy limpio y con ritmo. Me ha gustado.
Al principio pensé que hablabas de mi :)

Un saludo.

María dijo...

Un relato que engancha y que atrapa por su ritmo, me gustó, Susi, te felicito.

Un beso.

Carla dijo...

Waw Susi... que increible relato, realmente me impacto.
Me gusto mucho como lo fuiste contando.

Sakkarah dijo...

Es un escrito sensible y muy profundo...

Muchos besos.

Susi DelaTorre dijo...

Un saludo y un abrazo grande,

SUE, MARIA...

es un gran halago viniendo de dos de las más representativas blogueras!

Susi DelaTorre dijo...

CARLA,
me gusta tu visita...
un gran saludo!


SAKKARAH,

Siempre me lío con tu nombre... ay!
No volverá a suceder, un abrazo enorme y gracias (muchas)!

marea@ dijo...

Las letras te van captando a la vez que se complican y provocan algo de inquietud, preocupación.

un pasado que permanece... y así será por tiempo.

un beso.

Jose Joel Rios dijo...

El Padre, el hijo, la hija... alguien tiene que traer el mensaje que se haga palabra o viceversa. Yo traigo una familia lejos. Literalmente.

Un abrazo.

ALA_STRANGE dijo...

Impresionante!!!!!!

....... dijo...

Gracias hermosa. Te recuerdo que está a la venta mi novela, Detrás de las sonrisas, en España.

http://www.mentiraysonrisas.blogspot.com/

Besos.

Susi DelaTorre dijo...

El pasado es un incesante ir y venir en el presente.

Un gran abrazo, MAREA@.


JOSE JOEL, es en los afectos donde notamos las carencias, moderaciones y excesos.


ALA STRANGE
Bienvenido a mi papelera...!



Gracias por el enlace, siempre me gusta que pases por mis letras,
DETRÁS DE LAS SONRISAS.

Ricardo Miñana dijo...

Pasaba a saludarte y desearte
tengas un feliz fin de semana.
un abrazo.