Luche!!



¡!!Ambú!!! ¡¡Venga, vamos, dale despacio, con una sola mano!!
La capacidad respiratoria de

una persona es de quinientos mililitros ¡aproximadamente!
¿Eh?

¡No te despistes!

¡Dale, vamos chicos, que se nos va! ¡Treinta golpeteos a su pecho, pero ya… con fuerza y rapidez!

¡Con brío! Sois jóvenes, ¡¡ tenéis la ocasión de practicar!! Ya hay un ancho taburete de dos

escalones. ¡¡ Subíos en él!! ¡¡Haced de vuestro propio peso sobre el pecho de este hombre, un

arma más para ayudar a ese pobre corazón que grita que no quiere trabajar ningún otro

instante!!

¡¡Tranquila!! ¡Dame eso! ¿Seguro que puedes? ¿Lo haces tú? No te agotes, reserva tu aire para

la venidera media hora. Es lo reglamentario; es lo común. ¡Después de eso… y antes incluso…

mejor dejarlo marchar…los daños cerebrales serán enormes!

No, no, no… ¡No pienses en eso! ¡No contemples como los ojos se pierden en las cuencas de su

cara! ¡Ni se te ocurra compararlas con aquellos de tu madre muerta! ¡¡¡No dejes que te afecten

las livideces que están apareciendo en sus labios!!! No son tuyas. ¡¡No son las de ella!!

¡Hala, chicos, seguid, seguid rotando, uno a uno, para llamar al mundo a este señor; este padre

de alguien, este hermano, este vecino, esta vida que puede sonreir una vez más, llorar de

alegría, inventar una caricia para otro semejante…. Venga, hay que aguantar media hora

más, no hagáis caso del dolor que empieza a atenazar vuestros músculos, que embota vuestra

mente con miles de excusas para dejar esta tarea y cientos de razones para continuar este

cometido…!

¿Cuánto llevamos? ¿Sólo? ¡Dios! El relevo… el relevo… las gotas de vuestro sudor moja su

frente, cada vez más huidiza, en su máscara reservoria, que apenas nos dio tiempo a colocar.

¡¡¡El ambú!!! ¡Más despacio!! No te aceleres, chiquilla; con una sola mano ya le das suficiente;

y hazlo con cadencia, con ritmo de segundero…como una música que puede atraer otra

mañana. ¡¡Así!! ¡¡Eso es!! El monitor nos enseña cómo vamos, ¿hay señal? ¿Algo que nos diga

que esto va bien? ¿La frecuencia cardiaca? ¿Nada?

Vaya por dios… Venga, señor, no se nos vaya, ¡luche!

Luche, hombre, luche, por sus hijos, por su esposa, por su amante,. por decirle a la tendera que

jamás la viera tan guapa,; por comer otro trozo de tarta... Por algún hobby que

le haya quedado a medias, un crucigrama, un sudoku.

¡¡¡ Un beso que no se atrevió a pedir…!!!

¡¡Reaccione!! Estamos seguros de que sus colores amoratados son porque está venciendo la

palidez que utiliza como broma, para vernos sudar y golpear, para que esta chiquilla se

acelere con el aire y apenas llegue el insoportable sonido del monitor a nuestros oídos.

¿Verdad?


¿Le gustan las puestas de sol, señor? ¿Y los amaneceres? ¿Le gusta el fútbol? ¿Los coches

rápidos? ¿Tomar café mientras lee el periódico? ¿Tiene ropa que recoger en el tinte? ¿Le

debe dinero alguien? ¿Hizo la quiniela esta semana? ¡¡ Tiene que vivir!!

¡¡¡ No puede rendirse!!!


¿Cuánto falta para la media hora? ¿Ya está?... Vale. ¡Dejadlo ya…!


**************************************************************************
Gracias a la compañera que le puso voz a este relato
mientras se quebraba la mía.

Comentarios

Marisa ha dicho que…
No hay que desesperarse,en este
caso no hubo suerte.Pero en muchos otros si la hay .La satisfacción de un trabajo bien hecho debe de ser la recompensa. No esperar más
para no sufrir.Desde aquí rindo mi homenaje a estos guardianes de la vida.
Muy bien SUSI,has sabido expresar
como nadie esta lucha por la supervivencia.
Un abrazo muy fuerte.
Lasosita ha dicho que…
Un abrazo de todo corazón!
Marisa: el homenaje vaya por todos ellos!!
Oscar García ha dicho que…
Muy intenso tu relato, me ha gustado como has descrito esos momentos críticos.
Besos
Lasosita ha dicho que…
Son momentos críticos, sin duda decisivos...

Gracias por visitar esta humilde papelera, Oscar!
Cesc ha dicho que…
Los momentos de más crisis a la postre son los que recordamos y somos capaces de describrir tan fielmente como la has hecho tu...

Besos

Cesc
LOBITO ha dicho que…
Duro relato de una cruda realidad... menos mal que en otras ocasiones si sale bien.
Siempre hay que tener confianza.

Un enorme beso.
Lasosita ha dicho que…
Lo que vives con intensidad emocional, es lo que nunca olvidas!

Gracias, Cesc, estoy totalmente de acuerdo contigo...

Un besazo enorme!
Lasosita ha dicho que…
Lobito: Siempre se trata de conservar la vida... pero es duro cuando no se consigue. Nadie es de piedra, aunque a veces, es preferible no pensar demasiado, te lastimarías...

Y confiar, es la clave.

Biquiños!!
merce ha dicho que…
También descrito, que produce verdadera angustia... y realmente esa escena, que parece lejana, está ahí al otro lado de la fachada de hospital. Un gran abrazo.
Lasosita ha dicho que…
Tras la fachada, tú lo has dicho!
Delante de ella, a veces, no valoramos lo que la vida nos regala cada día.

Sin tomar conciencia de la trastienda...

Un beso, Merce!!
una pasajera + ha dicho que…
buf, que mal! que tensión!! para al final...el fin y todo oscuro.

Tiene que ser muy duro enfrentarse a estas situaciones.

Lo has trasmitido.

Un abrazo.
Lasosita ha dicho que…
Una pasajera: todo oscuro era lo que quería trasmitir.
Tensión, lucha,impotencia,rabia y la aceptación final.

Un beso fuerte!
Elen ha dicho que…
Angustia y desesperacion, pero también agradecimiento y finalmente paz..
No sé si es que estoy excesivamente rara hoy, pero no desearía para ninguno de los míos una vida de ausencia de cuerpo y mente...
No sé... otro punto de vista.
Como siempre genial.
Besitos
Lasosita ha dicho que…
Te entiendo, Elen. Siempre queremos lo mejor para los nuestros, por eso precisamente, por que son nuestros, y por lo tanto, parte de nosotros.

Espero que lo de "rara" sea sólo un matiz emocional pasajero!

Un abrazo sentido!

Entradas populares