Día de Reyes ( 4)










Ah! Intento hablar pensando en las posibles y probables repercusiones.
- Bueno, verá señor, es un día festivo…
- Verá, he ido a otros concesionarios- me explica, (lo que constata que soy un crak)- y ninguno ha querido o podido hacerme el favor. Pero es muy importante para mí, que suceda de esa manera.
Ante la petición, anoté la dirección y viendo que era factible
(No era demasiado lejana y que podría llegar en la mañana) accedí a comprometerme.
- No se preocupe. ¡Yo mismo estoy dispuesto a hacerlo!

Su rostro se iluminó de pura dicha. Había pronunciado las palabras mágicas. No tardó ni un minuto de más en llamar a su banco y hacer la transferencia por el importe total del vehículo. Yo estaba bastante alucinado por su inmediatez.
Este tipo no era normal. En realidad, yo tampoco.
Estábamos condenados a entendernos.

Por eso, el viaje y los morros. Y aquellos pendientes sin sonrisa. Y aquel silencio tenso desde la parte trasera del coche. Y la radio que nadie escuchaba. Y yo, culpándome de todo.
Me entiendes ¿verdad? Por algo tan inusual, yo no dejaba de sentirme curioso e incluso expectante. Quizás era para regalárselo a una hija (me daba más sensación que de ser para un hijo, ya se sabe, con los machotes, se comporta uno con menos tacto). Esta idea me parecía tierna mientras giraba el volante en alguna curva.
No te he contado: después de aceptar el “trabajito”, es decir, de aceptar el papel de emisario de los R. Magos, el cliente me apuntilló con otra premisa.
- ¿Sería capaz tan amable de acompañar al coche con un gran ramo de rosas?

¡Vaya! ¡Pues no va a ser para una hija!

¡¡Este señor, tan correcto, le quería regalar el coche a su
rollito”!!
Esta parte, cuando lo relaté en casa, a media voz, para que ella subiera la suya hasta el piso de arriba, sí que le gustó a mi mujer, también muy curiosona. Por eso había querido venir conmigo, no cabía duda.

Pensé que alguien tan acostumbrado a manejar dinero, representaría un buen partido para cualquier “pelandrusca” en busca de cartera con abrefácil. Partiendo de la base de que me había contestado a la pregunta: - ¿Casado?- Sí.

Yo quería estar presente ante esta venta tan atípica. Llegamos a la dirección indicada. Paré el motor y tomé aire. Tenía que meterme en el papel de Santa Claüs, de la bruja desdentada de Italia… o del calvo de la Lotería. Por fuerza, todos nos volveríamos a nuestra casa en tren, pagado (como no, pactado) por la empresa.
Otra chunga; contárselo a la jefa sin que se partiera de risa. Aceptó en medio de una montaña menguante de folios.
- El billete pagado para ti y tu familia, por ser el día que es, más las comidas, por la misma razón.
El modelo era uno de los más caros del mercado del momento y yo sabía que interesaba publicitarlo. Sé que te hubiera gustado mucho, mi niña.

Comentarios

Cesc ha dicho que…
Con lo poco que me gustan los coches, y lo caros que son...
LOBITO ha dicho que…
Espero que no se te ocurra dejarlo asi!!! Vamos ni te pase por la imaginación... estoy enganchada.

Feliz noche de reyes...

Besos y abrazos Reales... los mios!!!!
Lasosita ha dicho que…
Cesc, es cierto que la gente le da demasiada importancia a los coches, sobre todo a los de los demás. Hay gente que conoce a los vecinos según el modelo que tienen!!

Yo, soy muy despistada para eso, y soy feliz desde que mandé al desguace a mi pobre AX...

Una sonrisa!
una pasajera + ha dicho que…
hey!! la 5 para yaaaaaaa!!!
que intriga por Dios!!!

Muchos besos y muy buenos reyes!!
Lasosita ha dicho que…
Vale, a la cinco, termino.

Sois fenomenales, una Buena Noche a Tod@s!!!!

Miles de regalos y Muchísima Felicidad!!!
merce ha dicho que…
Son unos personajes muy interesantes, quiero saber mas...
Muy buena noche.!!!
Elen ha dicho que…
Me he leído las cuatro partes de un tirón... (es que actualizas más rápido de lo que soy capaz de leer... ainss)

Me quedo con una frase.. Irse a cama construyendo trincheras... (siempre tienes de la virtud de reunir un montón de sentimientos en una frase...

Quedo a la espera de la 5ª... pero prontito ¿Eh?

Un beso

Entradas populares