jueves, 28 de agosto de 2008

Yo, bebiendo esperas













(Una obra de J.Yerka)



Yo desgranaba calles, bebiendo esperas.

Fue hace muchísimo tiempo, que se desmigaba como los panes bien hechos, recién salidos de los hornos de las chimeneas de los deshollinadores.

Yo, tan pequeña que no alcanzaba la larga tabla en la que se exponían todos ellos, sabía distinguir de un vistazo su naturaleza. Corteza amarga en los más alejados, cobertura dulce en los más cercanos a mis ojos. Simples y rellenos guardando toda la tibieza, para deshacerse en el paladar y en las manos; oliendo a vida. La harina blanca manchaba lo justo, formando lagos níveos en un suelo de terrazo en el que yo deseaba patinar. Deslizarme entre el azúcar que mojaba la cúspide de los bizcochos.

Era el tiempo el que se horneaba.

Aquello me parecía el corazón del universo, de donde surgían las cosas buenas y cálidas, nada que ver con la ceniza que manchaba el mundo de mi cocina.
Mi delantal estaba siempre gris, y cuanto más deseaba limpiar mis manos, más emborronaba de negruras de noche mi atavío.
Pero aquel día, lejos de hollín y caldero ennegrecido, sabía que en aquel lugar ocurriría algo maravilloso. Quería estar allí para vivirlo.

Yo esperaba en la calle, impaciente, sin poder estarme quieta, con los pies trenzando vaivenes. Me alzaba en las puntas, para convertirme en alta torre, en incómodo rascacielos, por ver si venías. Me lo habías prometido y sabía que no fallarías.

El reloj marchaba, ejército con desfile militar monocorde, al compás del ritmo de los latidos del corazón. El que más chillaba, el mío, que inundaba con su sonido todas las esquinas de aquellas edificaciones. El tiempo colgado de sus agujas.
No sé si se reía de mí, o tenía un sentimiento de lástima, pobre niña inquieta esperando eternamente algo.

El tren quería venir mas no le dejabas. El tiempo se horneaba sin que escuchara yo sus respiraciones rítmicas entre los raíles.

El tiempo continuaba alfombrando el salón del andén con brasas esponjosas.
Desgranando esperas.

(Diario de una Cenicienta)

No hay comentarios: