Pintura de aceite.


El tiempo que perder mirando un lienzo, jamás es tiempo perdido.

Puedo verte todavía, pintando con un gran jersey azul eléctrico,
ese que utilizo para olvidarte las noches en que no estás.

Con la misteriosa tablilla en la que hacías tus conjuros,
mezclando los colores de la noche, de la tormenta, del amanecer y de las cortezas
de frutos con los que fabricabas tu colonia; creabas jirones de futuros.

Remolinos quedaban impregnados de aceites de sabores oculares, para que se secaran
y formasen, con las horas, paisajes y manchas dignas de cualquier test de imaginación.

Tengo el lienzo tuyo sin colgar. Quizás estoy esperando a que vuelvas y me ayudes
a encontrarle un sitio adecuado en mi casa, que es la tuya.
Tu jersey azul descansa encima de la silla, desvelando un trozo tuyo entre los hilos de luz deshilachados que rozan la ventana.


El tiempo perdido contemplándote a través del tiempo y de tu sonrisa, jamás fue tiempo malgastado.

Comentarios

cristinha ha dicho que…
que fermoso...eu estou estes días entre pintores, e aprendo moito deles...

saudiños
Lasosita ha dicho que…
O feito de pintar é o irmán xemelo do escribir, soamente as ferramentas son distintas...
Pincel e lápiz de cores.

Entradas populares